Rótulos de neón: ¿son contaminantes?

Rótulos de neón: ¿son contaminantes?

Los rótulos de neón son un formato publicitario que está muy asentado en el imaginario popular. Están grabados a fuego en nuestra memoria porque seguimos viéndolos en numerosos escenarios, principalmente para iluminar letreros en la noche.

El funcionamiento de este sistema es sencillo, unos tubos que contienen neón y otros gases a baja presión que emiten luminiscencia tras el paso de la electricidad. La corriente pasa por los electrodos metálicos situados en ambos extremos del tubo y al aplicar alto voltaje, el gas de neón se ioniza y fluyen los electrones, que excitan los átomos de neón y emiten luz.

Los rótulos de neón pueden producir luz en distintos colores dependiendo de los gases que estén mezclados. Ya hoy en día es un formato publicitario caído en desuso, pero en algunos casos ha recobrado fuerza, sobre todo en negocios que quieren recuperar una estética vintage.

Su origen se remonta hasta inicios del siglo XX, aunque su máximo auge si vivió entre las décadas de los 20 y los 40 del pasado siglo, época en la que los negocios en las ciudades estaban inundados de estos rótulos de neón.

Ya más adelante, a partir de los años 80, se le dio un nuevo uso al formato publicitario, la señalización interior. Este resurgimiento fue posible gracias a la aparición de las letras corpóreas retroiluminadas.

¿Qué afección medioambiental conlleva el uso de rótulos de neón?

Los rótulos de neón, así como otros sistemas de luz fluorescente, pueden ser peligrosos para el entorno y el medio ambiente porque contienen gases tóxicos que son perniciosos si se liberan.

El mercurio y el argón son muy contaminantes cuando llegan hasta mares y océanos y son absorbidos por plantas y animales. Especialmente preocupantes es la contaminación por mercurio, pues es un gas bioacumulable en la fauna animal, especialmente en los peces.

De este modo, si un tubo de neón se rompe, lo recomendable es ventilar la estancia o el local, recoger los restos sin tocarlos con las manos y transportarlos a un centro de tratamiento de este tipo de residuos.

El uso de rótulos de neón, a pesar de su reciente nueva popularidad, está siendo desplazado por otras fórmulas iluminativas más respetuosas y eficientes en el apartado energético, como son los tubos LED. Esta es una solución mucho más racional desde un punto de vista energético, ambiental y económico.

Sin comentarios

Publicar un comentario